domingo, 10 de enero de 2016

Elementales de la Naturaleza


¨Aunque no lo sepan conscientemente, los Humanos estamos rodeados por un batallón de Asistentes Espirituales, compuesto por
Ángeles, Guías, Maestros y Asistentes Elementales¨ 
(Así afirma la doctora e investigadora Patricia Arca Mena, en uno de sus libros titulado ¨El Mundo de los Guías¨)


¨La Naturaleza guarda un secreto que supera todas las leyes de la Física y la Lógica que nuestra mente puede comprender... 
´Imaginación´ lo llaman algunos... cuando no es más que una realidad velada ante nuestros ojos. Todos tenemos la capacidad de ver a los seres elementales de la Naturaleza y establecer contacto con ellos. 
Para traspasar el manto invisible tienes que pasar del ¨ver para creer¨ al ¨creer para ver¨ 
¿Estás dispuesto a contactar con ellos? 
Recuerda que tan sólo debes abrir los ojos del corazón.
Para ver lo invisible, debes creer en lo imposible.¨
Así expresa el siguiente video de Walter Forest...

¡Gracias Walter Forest por todos tus mensajes!

Conocé la historia de Raquel Cachafeiro, una mujer muy especial con un don extraordinario. Desde que nació estuvo conectada con la esencia de la naturaleza y los seres mágicos que habitan en ella. Su trabajo fotográfico es la muestra real de su experiencia de vida con duendes, hadas y demás espíritus de las plantas.




¿Existen las hadas? ¿Son las hadas reales? ¿Cómo son? Las repuestas a estas y otras preguntas las tendrás en este documental inédito de Naturnia. ¡Vayamos juntos en busca de la magia!
¡Gracias Walt Forest por enviarme este video publicado en Junio de 2016!



Los Elementales de la Naturaleza. 
¿Por qué se los llama de esa manera?


Un filósofo griego llamado Empédocles de Agrigento (h.495/490 - h.435/430 a.C.) postuló la teoría de las cuatro raíces, a las que Aristóteles más tarde llamó elementos, juntando el agua de Tales de Mileto, el fuego de Heráclito, el aire de Anaxímenes y la tierra de Jenófanes, las cuales se mezclan en los distintos entes sobre la Tierra. Estas raíces están sometidas a dos fuerzas, que pretenden explicar el movimiento en el mundo: el Amor, que las une, y el Odio, que las separa. Esta teoría explica el cambio y a la vez la permanencia de los seres del mundo.
El hombre es también un compuesto de los cuatro elementos. La salud consiste en cierto equilibrio entre ellos.


Características de los cuatro elementos

FUEGO: Vitalidad, pasión, vehemencia, energía, entusiasmo, fuerza, franqueza, radiación, voluntad, iniciativa, exaltación e impaciencia. Este elemento se refiere a una energía radiante universal, una energía que es excitable, entusiasta. A este elemento, Carl Jung lo correlacionó con la esencia dinámica de la energía psíquica, la energía que fluye espontáneamente de modo inspirado, automotivado.

TIERRA: Firmeza, estabilidad, tenacidad y energía acumulada, búsqueda de lo concreto, practicidad, paciencia, autodisciplina, cautela, seguridad en los procedimientos y convencionalismo. Una armonización de este elemento indica que el individuo está en contacto con los sentidos físicos y la realidad de aquí y ahora del mundo material. Los signos de tierra tienden a confiar más en sus sentidos y su razón práctica que en las inspiraciones, consideraciones teóricas o intuiciones de los demás signos. Están armonizados con el mundo de las “formas” que los sentidos y la mente práctica consideran como reales, y su comprensión innata de cómo el mundo material funciona da a los signos de tierra más paciencia y autodisciplina que los demás signos.

 AIRE: Libertad, ideas, cambio, centro en su mente, análisis, desapego, perspectiva, verborragia, curiosidad, conceptualización y necesidad de socializar. Es la energía vital que se asoció con la respiración y con lo que los yoguis llaman “prana”. El reino del aire es el mundo de las ideas arquetípicas detrás del velo del mundo físico, la energía cósmica concretada dentro de las pautas específicas del pensamiento. Mientras los signos de fuego se interesan por querer que algo sea, los signos de aire enfocan su energía en ideas específicas que aún no se materializaron y – concentrándose en estas ideas – aseguran que a su tiempo se materialicen. De allí que a los signos de aire a menudo se los acuse de soñadores

AGUA: Flexibilidad, adaptación, sensibilidad, fluidez, reserva, intimidad, compasión, necesidad de vincularse emocionalmente y servicio. El elemento agua representa el reino de la emoción profunda y de las respuestas sentimentales, abarcando desde pasiones compulsivas hasta miedos abrumadores, y una aceptación y un amor omniabarcantes de la creación. Los signos de agua están en contacto con la unidad de toda la creación y son capaces de ayudar a los demás por medio de una sensibilidad empática hacia los sentimientos de los semejantes. Sin embargo, cuando no están plenamente al tanto de sus propios sentimientos, se encuentran acuciados por deseos compulsivos, miedos irracionales y gran sensibilidad ante la más leve amenaza.

Los Elementales

Elementales es el nombre que recibe una categoría de seres mitológicos descritos por primera vez en las obras de Teofrasto Paracelso (1493–1541). Los tipos de elementales descritos eran cuatro, coincidiendo con los elementos de la tradición griega. De esta forma la correspondencia entre los elementos y algunos de los tantos seres que los representaban sería:
•          Agua: Ondinas
•          Fuego: Salamandras
•          Tierra: Gnomos
•          Aire: Sílfides


Según la mitología los elementales son seres del mundo espiritual, conectados directamente con los cuatro elementos (de allí su nombre) que rigen al planeta tierra: agua, tierra, aire y fuego.
Los cabalistas aseguraban que el aire, la tierra, el agua y el fuego se agitaban merced a los seres invisibles que animaban estos elementos.

Un poco de Historia: Cuando el planeta era sólo una masa incandescente y sin vida, los elementales estaban presentes planeando la construcción y la vida futura, ayudando a los Espíritus Superiores, Arquitectos Cósmicos, quienes eran los encargados de coparticipar en la obra del creador.
Las salamandras –elementales del fuego- cuidaban la masa de gases radioactivos presentes en el planeta y de la materia incandescente que debía ir sedimentándose y enfriándose de a poco, para que el planeta en formación pudiera ser habitable.

Los silfos, elementales del aire, cuidaban de la evolución de esos gases tóxicos, para lograr el equilibrio químico y la evolución de los violentos vientos y tormentas nucleares que azotaban al planeta en formación, allá en los comienzos de la historia cósmica.
Los Espíritus Superiores o Arquitectos Cósmicos ya tenían planeado todo tipo de vida que surgiría en la tierra, siguiendo las orientaciones del Creador. Estaba todo programado en la Mente Divina. Sólo hacía falta que se estableciera el orden, para que esos Espíritus de la naturaleza o elementales pudieran, finalmente, empezar el proceso de evolución y vida sobre el planeta tierra, como colaboradores inmediatos de los arquitectos celestiales.

Cuando los gases se hicieron líquidos y cayeron sobre el planeta en forma de gotas de agua, lluvias y tormentas violentas que inundaron casi toda su superficie, aparecieron los elementales del agua: Sirenas, Ninfas y Nereidas, por las explosiones nucleares, quitándoles las materias densas y pesadas que aún había en suspensión. 


En el Universo existen, entre otros Jefes Espirituales, espíritus guardianes, orientadores, protectores, y organizadores de toda la creación. Los elementales, sus colaboradores, fueron, por lo tanto, anteriores a la aparición del hombre sobre la tierra y los encargados de armonizar las condiciones básicas para la aparición de la vida en sus varios reinos.

Cuando el planeta comenzó a enfriarse y a estabilizarse, ya estaban presentes los elementales de la tierra: Gnomos, Duendes y Hadas, a fin de armar los elementos de su nivel, o sea, los primeros esbozos de arbustos y piedras. Estaban dando origen a todo lo que germinaría después, con el trabajo de millones de años.





Los elementales tienen un tipo de vibración muy rápida y eléctrica, que les permite trasladarse de un lugar a otro a la velocidad de la luz. Se los considera espíritus juguetones, animados y arduos trabajadores de la naturaleza. 


En el siguiente video podrás saber más sobre los elementales.


Imágenes con breves características de los elementales:




Características de cada uno:

Agua 
Ondinas:
Pulsá para ver el video:


En la Mitología griega, se llamaban ondinas a las ninfas acuáticas Náyades de espectacular belleza que habitaban en los lagos, ríos, estanques o fuentes al igual que las Nereidas mitad mujer y mitad pez. 

En la mitología griega, las náyades eran las ninfas de los cuerpos de agua dulce — fuentes, pozos, manantiales, arroyos y riachuelos — y encarnaban la divinidad del curso de agua que habitaban, de la misma forma que oceánides eran las personificaciones divinas de los ríos y algunos espíritus muy antiguos que habitaban las aguas estancadas de pantanos, estanques y lagunas.
Aunque las náyades estaban asociadas con el agua dulce, las oceánides con el agua salada y las nereidas específicamente con el mar Mediterráneo, había cierto solapamiento debido a que los griegos pensaban en las aguas del mundo como en un sistema único, que se filtraba desde el mar a profundos espacios cavernosos en el seno de la tierra, desde donde subía ya dulce en filtraciones y manantiales.
Las ondinas, o hadas del agua, son seres mágicos estrechamente ligados a la sanación, a lo psíquico y al amor. Se dice que el agua limpia y purifica las almas, esto es gracias a la acción de las ondinas, hadas que se encargan de dotar de propiedades mágicas al líquido primordial para la vida.
Las hadas del agua suelen estar en las profundidades, allí disfrutan de sus vidas mientras se manifiestan de forma ocasional ante los ojos sorprendidos de los humanos. Las ondinas, o Hijas de Odín, viven en lo profundo de los lagos y en las zonas más oscuras de los océanos del mundo.

Tierra 
Gnomos:
Pulsá para ver el video:


Según la mitología de Europa del Norte, y ciertas doctrinas cabalísticas, los gnomos o nomos son los elementales de la Tierra, en cuyas entrañas moran, trabajando en minas, custodiando tesoros subterráneos y cuidando de los metales y piedras preciosas. También se dice que les roban a las personas ambiciosas.
Los gnomos forman un pueblo sobrenatural de seres muy pequeños, dotados de singular astucia.
Una gnómida es la mujer del gnomo, que al contrario de éste, se suponía dotada de gran belleza.
Los gnomos no estarían en la superficie sino en el interior. Estos moraban en las figuras metálicas del globo, en el interior de las grutas, llenas de estalactitas de maravilloso efecto. Eran los guardianes de las minas de oro y plata. 
La estatura de estos pequeños genios iba en progresión descendente hasta la más diminuta. Hay varios tipos de gnomos:
•          Los gnomos del bosque: son los más comunes. Viven en los bosques ayudando a todos los animales, usan una túnica azul que les llegan hasta las rodillas, un pantalón del mismo color con tirantes y un gorro rojo grande y puntiagudo que nunca se quitan, ya que sin gorro no es un gnomo, ellos mismos lo dicen. El sexo femenino usa una túnica de colores verde y blanco que le llega hasta la cintura, una falda de color verde y un gorro verde grande y puntiagudo; si se casan usan un pañuelo que le cubre el pelo, si no están casadas usan el pelo suelto.

•          Gnomos siberiano: son los más altos de todos los gnomos, usa ropas abrigadas y es más malhumorado.
•          Gnomos de las selvas: son los más pequeños, tienen la piel tostada y está semidesnudo por el calor. Usa un arco y flechas para alcanzar las frutas de los árboles.
Existen cuatro más, iguales al gnomo del bosque, pero con algunas diferencias:
•          Gnomos de los desiertos: se diferencian en que son un poco más altos y los colores de sus prendas son más claros.
•          Gnomos de las granjas: ayudan a los animales de la granja.
•          Gnomos de los jardines: ayudan a crecer las plantas.
•          Gnomo de las casas: le gusta vivir en casas grandes y amplias, prefiriendo los sótanos por encontrarse allí más tranquilo. Repara todo lo roto

Los duendes tal y como son conocidos, son criaturas mágicas, y se los describe físicamente como no mayores a un metro, de aspecto humanoide, orejas largas y en punta y de piel verdosa, se caracterizan por ser seres elementales, cuidadores de la naturaleza y el bosque y por ser escurridizos. En una definición amplia para la Mitología de cualquier cultura, se le describe como de aspecto humanoide y muy baja estatura, con algún tipo de poder o conocimiento sobrenatural y provisto de un típico espíritu bromista o malicioso, por el cual se le culpa de todo tipo de daños menores en el entorno doméstico o rural.
Los duendes corresponderían a los gnomos y silfos y habitan mundos propios no muy alejados del nuestro, aunque en la mayoría de los casos son invisibles para nosotros porque nuestros sentidos son poco sutiles y poco desarrollados y por tanto no aptos para observarlos. Sin embargo todas esas criaturas, según Paracelso, tienen en común ser seres interdimensionales y atemporales, viven en comunidades jerarquizadas, son invisibles para los hombres, pero no para algunos animales y niños.

Aire 
Sílfides:
Pulsá para ver el video:


La sílfide es un espíritu femenino del aire según la tradición hermética europea. Están relacionados etimológicamente con los elfos pero, a diferencia de éstos, no existen mitos explícitos sobre ellos. Su forma masculina es el silfo. El término sílfide ha pasado al lenguaje común para referirse a los espíritus menores, elementales o hadas del aire.Un hada es una criatura fantástica y sutil. En la mitología griega y romana las llaman Hados, pero generalmente en forma de mujer hermosa con alas; que según la tradición son protectoras de la naturaleza, producto de la imaginación, la tradición o las creencias y perteneciente a ese fabuloso mundo de los elfos, gnomos, duendes, sirenas y gigantes que da color a las leyendas y mitologías de todos los pueblos antiguos. Se puede provocar el contacto con ellas desarrollando la visión etérea según las leyendas. Los Áes Sídhe, son seres semidivinos que viven entre este y el otro mundo, con conexiones importantes con la naturaleza y las deidades, la mayoría de los relatos los representan como gente no muy alta, pero de aspecto y altura humana, de tez blanca, ojos claros y pelo muy negro. En los relatos medievales, las hadas aparecen relacionadas con encantamientos y hechizos, conocedoras del poder y las virtudes de las palabras, las leyendas y las hierbas, que les permitían mantenerse jóvenes y bellas, y acumular grandes riquezas. Varios rasgos comunes caracterizan a estos habitantes del ultramundo en todos los países: se clasifican en benéficas y perversas, precisan ocasionalmente de apoyo humano, sus órdenes deben cumplirse estrictamente so pena de terribles castigos, etc.

Algunas de ellas son hadas convertidas en tales pero que antes habían sido mujeres humanas. Estas se convirtieron en hadas a causa de alguna infracción contra la naturaleza (ya que es el sitio en donde viven), siendo castigadas por ello a tener tal apariencia, incluso a vivir en el mundo de las hadas 

La variedad de labores que llevan a cabo las hadas es casi infinita además de cantar y bailar, ayudan a los hombres en el campo, ejercen su control sobre el tiempo protegiendo las cosechas. Durante muchos meses ellas esperan impacientes la llegada de la primavera. También saben el día exacto en que brotarán las primeras flores pero prefieren mantener el secreto.
También hablan las leyendas del mundo que las hadas suelen tener poderes psíquicos o mágicos que, podían hacer felices a los seres humanos.
Hay muchas clases de hadas, pero todas ellas independientes de la mitología celta en la que tienen origen, siendo todas ellas especulaciones y mezclas de distintas mitología. Estas clasificaciones y asociaciones con los elementos son contemporáneas, creadas por los creyentes de esoterismo y espiritismo.


Algunas de estas clasificaciones son:
•          Lamias, hadas de la mitología vasca. Poseen largos cabellos que peinan con peines de oro que son muy preciados. Sus pies son palmeados, como los de un pato, exceptuando a las lamias marinas, semejantes a sirenas.
•          Ninfas, hadas de la mitología griega que pueden ser:
•          Náyades: ninfas que pueblan los ríos, a veces son hijas de éstos, por ejemplo, Eurídice.
•          Nereidas: ninfas del mar Mediterráneo, hijas de Nereo. A veces son descritas como mujeres con cola de pez. Destacan Anfitrite y Tetis;
•          Oceánides: ninfas del océano, hijas de éste. Destacan Metis (madre de Atenea) y Doris(madre de las nereidas);
•          Dríades: ninfas de los bosques, a veces asociadas a los robles;
•          Hamadríades: ninfas ligadas a un árbol concreto de tal modo que si éste era cortado, la ninfa moría con él;
•          Melíades: ninfas de los fresnos, nacen de la sangre de Urano (dios del Cielo). Son las ninfas más antiguas.
•          Sílfides, hadas de los vientos; Paracelso es el primero en citarlas, y son, según él, los seres elementales del aire.
•          Salamandras, hadas del fuego.
•          Drinfas, hadas de la tierra. Son las hadas de la tierra, y por tanto, de las plantas. Su aspecto es el de una joven humana de orejas puntiagudas y alas de mariposa. Viven en jardines, bosques o cualquier lugar en el que haya plantas. Se encargan de cuidar de ellas y son muy vengativas con aquel que las dañe. Visten ropas hechas de hojas en colores verdes y marrones.


Fuego
Salamandras:
Pulsá para ver el video:


La criatura mitológica suele representarse con un aspecto muy similar al de la salamandra real, pero con una particular afinidad hacia el fuego (a veces, en concreto, al fuego como elemento). Las salamandras son criaturas que inspiran en todas las demás temor y respeto. Habitan el interior mismo del fuego y son capaces de producirlo y protegerlo. Las leyendas les atribuyen la capacidad de poder sofocar un incendio o la lava arrojada por un volcán en erupción.De todos los seres elementales, las salamandras son los seres que menos relación mantienen con los humanos, sin embargo, cuando esto llega a producirse, se establecen lazos muy difíciles de romper. Los seres del fuego son sabios y astutos. Se dice de ellos que brindan claridad al pensamiento y que ayudan a la renovación y al cambio.

Un recomendable video que aporta varios puntos de vista que prueban la existencia de los seres elementales para reflexionar acerca de su misión



Excelente libro que aporta información muy completa y valiosa. Aquí podrás aprender acerca de las características de los Elementales, sus labores, la misión que tienen y cómo contactarse con ellos.

Los Espíritus Elementales de la Naturaleza

de JORGE Á. LIVRAGA

Pulsando en la siguiente imagen podrás leerlo:


En el siguiente video Rodrigo Romo nos habla también acerca de los
 ¨Seres elementales¨


Y, para finalizar, oirán una bella melodía titulada 
¨El sueño de las Hadas¨ 
cantada por Enya



Pulsando en la siguiente imagen accederás a ver todos los 
TEMAS DEL BLOG:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario